lunes, 1 de diciembre de 2008

La ardua búsqueda del enchufe (I)

La cosa puede empezar de dos maneras:
a) como tienes que trabajar en algo/ te aburres y quieres mirar tu Messenger, decides traerte el portátil a la facultad.
b) Por las mismas razones anteriores decides pedir un portátil en decanato.

En este caso supongamos que tienes que preparar uno de esos trabajos en grupo en los que lo más complicado suele ser poner a todo el mundo de acuerdo para quedar y rematarlo.
Y ahí estás tú, junto con dos compañeros más (con los que deberías ponerte a hacer el trabajo) y un portátil que suele pesar un tonel.
Cual es tu sorpresa y la de tus dos compañeros cuando eliges un lugar cómodo donde sentaros, sacas el portátil, lo abres, lo enciendes y… 24% de batería, ahí es cuando miras a tus compañeros y sueltas una exclamación vehemente que aquí cambiaremos por algo más suave, por ejemplo: “¡Rotíferos!”
Alguien ha dejado el portátil casi sin batería pero tú, que eres una persona con recursos, no te dejas amilanar por la situación y piensas una solución rápidamente:

- Chicos ¿Y si nos vamos a cafeta y así de paso nos tomamos un cafelillo mientras trabajamos?

Tus compañeros, como no, están de acuerdo con la idea y es que… ¿Quién se puede resistir al dulce aroma del café de Amador? Así que os dirigís a la cafetería. Por desgracia cuando llegas te das cuenta de que tu idea no era tan original al fin y al cabo, un montón de gente con portátiles ha decidido instalarse allí atraídos por el olor del café y probablemente también por la búsqueda de enchufes. Estás a punto de dar la vuelta para buscar otra solución cuando te das cuenta de que, detrás de una de las personas con portátiles hay un enchufe libre. Te acercas sigilosamente, procurando que no levante la cabeza del minijuego en el que está absorto, y abres la bolsa de tu portátil colocando el mismo sobre la mesa, por desgracia las cremalleras no eran tan silenciosas como a ti te gustaría que fueran y el otro se ha dado cuenta de tu presencia. Rápidamente saca el cable de su ordenador y, mirándote con una sonrisita, lo enchufa antes de que hayas tenido tiempo ni a desabrochar los velcros de tu bolsa. Tú, tras lograr borrar la cara de bobo que se te ha quedado, le sonríes también, pensando para tu fuero interno algo así como: “¡Que te rotifen, majo!”
Tras la fallida incursión a cafetería, en la que sólo has conseguido hacerte con un par de cafés para llevar, recuerdas algo que dijo el decano en la presentación de tu primer año. Aquel día, perdido ya en la historia de la humanidad, cuando aún pensabas que podrías acabar la carrera en cinco años, el excelentísimo decano mencionó algo sobre una zona maravillosa, un lugar idílico donde poder conectarte con tu portátil al wifi de la universidad sin temor a los problemas de batería, la zona wifi de la entrada. Emocionado y sorprendido de que tu mente aún guarde recuerdos de aquellos tiempos que, por pasados, fueron mejores (“Todo tiempo pasado fue mejor”) te encaminas hacia la entrada ilusionado.

(continuará...)

5 comentarios:

Stella dijo...

xDDD. que locos :P
Lo de que te rotifen está bien eh!fijo que si se lo dices a alguien lo dejas más cortao que pa qué :P

Silvia dijo...

jajajaja
estoy deacuerdo, ese comentario de de "que te rotifen" es grandísimo XDDDDDD
(y una frikada como un mundo =P)

Hummm, voy a daros un poquito de envidia a todos... yo ya lei el resto MUAHAHAHA, y la verdad es que es una "minihistoria" muy divertida XDDDDD

Nos vemos ^^

PD: gracias Stella por estar siempre pendiente del blog y comentar *O*

Khultar Taaru dijo...

Dios, que bueno. La verdad que a veces flipas para encontrar un enchufe.

PD: me encanta lo de exclamar por los rotiferos.

Anónimo dijo...

nooo no me dejes con la intriga!!! esta noche ya no voy a poder dormir! xd
pero ese lugar donde abundan los enchufes... cual es??? yo creo q es un espejismo... algo así como si estuvieras en un desierto (en este caso sediento de electricidad) y boom aparece ese deseado enchufe que en realidad no existe, q es parte de tu imaginacion... y q te tortura porq al llegar a el.. desaparece!
bueno lo dejo ya xd
*lo de rotiferos rompedor*

Stella dijo...

De nada. Yo a dije en su día, que aunque no esté de cuerpo presente en la faucltad lo estoy de espíritu y que en toda iniciativa que haya ya sabéis que me apunto. Ya queda menos para que me tengáis que volver a aturar ^^ MUHAhAHAHAHAAH